EL SUEÑO Y LA FORMACIÓN DE LA MEMORIA

Imagen

Queridos lectores, hoy les traigo un escrito sobre una película que me intriga bastante y es sobre que pasaría si llegáramos a eliminar los recuerdos del inconsciente y que es lo que pasa actualmente sobre este tema estudiado por muchos de los investigadores neurólogos a continuación.

La película Eternal Sunshine of the Spotless Mind, que traducida al español es el “eterno resplandor de una mente sin recuerdo” nos lleva a una idea futurista en la que el personaje principal es sometido a una técnica neurológica, técnica capaz de detectar las memorias y más tarde éstas van siendo eliminadas, el proceso se lleva a cabo durante la etapa de sueño. Esta idea apoya la teoría de que en el futuro seremos capaces de manipular los recuerdos y de que el sueño podría estar jugando un papel importante para el mantenimiento de las memorias. Varios estudios han propuesto que durante el sueño se llevan a cabo mecanismos cerebrales desconocidos, que favorecen a que las memorias se almacenen. Una teoría de la consolidación de información en el cerebro, propone que las memorias son almacenadas gracias a reactivaciones de conexiones cerebrales entre el hipocampo y la corteza cerebral, se ha propuesto que estas reactivaciones también ocurren durante el sueño. Pero ¿es cierto que el cerebro está funcionando constantemente para retener información? ¿En qué parte del sueño se lleva acabo el proceso de consolidación de las memorias? y ¿Qué es lo que sucede en el cerebro para llevar acabo la formación de la memoria? El sueño  se divide en dos tipos, el de movimientos oculares rápidos (MOR) y el sueño no MOR. El sueño MOR se caracteriza por el movimiento ocular rápido, atonía muscular y porque el EEG es muy similar al estado de vigilia. Por otro lado el sueño no MOR o de ondas lentas se conforma de 4 etapas.  Las dos primeras son el preámbulo para entrar en un sueño profundo. La etapa 1 es el comienzo y es dónde se presentan ondas theta en el EEG, la etapa 2 muestra una mezcla entre ondas theta, husos de sueño (ondas que va de 12 a 14 Hz) y complejos K que son ondas agudas. La etapa 3 es la etapa de la transición al sueño profundo y no dura más que minutos para alcanzar a la etapa 4, que se caracteriza por las ondas delta. Finalmente sucede el sueño MOR. Mientras dormimos, estos dos tipos de sueño se van alternando. Recientemente un estudio publicado en Science demostró que durante la etapa del sueño no MOR se producen cambios estructurales en las neuronas, neuronas que fueron activadas después del aprendizaje de una tarea motora. El equipo comandado por el Doctor Gan, en el que colaboraron dos universidades estadounidenses y una universidad china; demostraron que tras entrenar a ratones a una de aprendizaje motor la formación  de espinas dendríticas incrementa 6 horas después de dicho entrenamiento y se mantienen hasta un día después. Para observar la participación del sueño en el mantenimiento de la memoria, los investigadores privaron a los ratones de sueño durante 7 horas, este experimento arrojó que la alta formación de espinas dendríticas disminuye. Los investigadores exploraron si existe una reactivación de las neuronas que intervinieron durante el aprendizaje motor, utilizando imágenes obtenidas por medio de proteínas fluorescentes que se unen a calcio, observaron que existe un incremento en los niveles de calcio en el cuerpo neuronal de células en la capa V de la corteza motora, esto como indicador de una elevada actividad de estas neuronas. El mismo grupo neuronal activado después de haberse aprendido la tarea, durante el sueño no MOR son reactivados, y esto conlleva a la formación y mantenimiento de las espinas dendríticas. Adicionalmente, al privar a los ratones de sueño, se reduce la reactivación de estos grupos neuronales, la formación de espinas dendríticas y la memoria motora en los ratones. Finalmente observan algún posible mecanismo molecular por el que se está llevando este proceso fisiológico, después del aprendizaje, administran MK801, un bloqueador de los receptores NMDA, y encontraron que no sólo los ratones no memorizan la tarea, sino que también disminuye la formación de espinas dendríticas y bloqueen la reactivación de las neuronas el sueño no REM. Los resultados de estos experimentos muestran por primera vez que la formación de las memorias requiere de modificación estructural en áreas corticales del cerebro y que los cambios se llevan a cabo primordialmente durante el sueño no MOR, etapa en la que se pensaba no ocurría gran actividad que fuera necesaria para algún proceso psicológico importante. Esto nos provee información acerca de como es que almacena la memoria nuestro cerebro y nos sugiere la importancia de cada una de las etapas del sueño, proceso fisiológico y psicológico en el que ocupamos gran tiempo en nuestras vidas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s